miércoles, 30 de mayo de 2012

No más calcetines huérfanos



No es agradable tener que andar juntando los pares de calcetines deshermanados y menos aún quedarse con sólo uno de ellos si hemos hecho la inversión que, aunque modesta, no deja de ser. Para evitarlo uso un "truco"  de lo más sencillo que es puro sentido común y algo de orden.

Simplemente cuando no puedo emparejarlos,  guardo el que encuentro en el cajón (gaveta) que corresponde. Casi sin falta llegará el hermano a su lado, de doblan como siempre y ya tenemos un pequeño ahorro y los pies abrigados.

5 comentarios:

susana dijo...

Yo también lo hago. Un beso.

AleMamá dijo...

Sí, Susana, es de perogrullo, pero aún así conozco montones de hogares en que los calcetines se pierden sin más trámite.
En casa de mi madre, sin ir más lejos, todos los calcetines "huachos" (huérfanos en araucano) los dejábamos en una bolsa destinada para ellos, pero de ahí a que alguno lo buscara era un abismo, por lo tanto al final se tiraban y ya. No me parece bien.

Gracias por pasar

Medranica dijo...

Yo me los pongo como guantes y los empleo como trapo del polvo. Se que pensaris que es una guarrada, pero a mi me funciona muy bien

Medranica dijo...

Yo me los pongo como guantes y los empleo como trapo del polvo. Se que pensaris que es una guarrada, pero a mi me funciona muy bien

Johann Sebastian Cruyff Bang dijo...

Alguien lo tenía que decir.